Superposición del sitio

Qué hacer y qué visitar

Aquí os informamos de opciones para visitarnos, tanto como visitas culturales como actividades.

También podéis descargar el Plano Turístico de Brihuega aquí

Puerta de La Cadena

La Puerta de la Cadena es una de las cinco puertas que antiguamente daban acceso al recinto amurallado de Brihuega.

Está ubicada en el lado norte de la muralla y antiguamente era conocida como la Puerta de Valdeatienza ya que hasta allí llegaba el camino que se dirigía hacia la Villa de Atienza.

Real Cárcel de Carlos III

Mandada construir en 1781 durante el reinado de Carlos II para sustituir la anterior de Felipe II.

A partir de entonces ha tenido diversos usos, como escuela, academia de música o biblioteca.

Desde 2011 alberga la Oficina Municipal de Turismo de Brihuega, que ofrece al visitante interesante información de la Villa y su comarca.

Fábrica de Paños

En el extremo norte de la villa de Brihuega se encuentra la Real Fábrica de Paños, una joya de complejo industrial del siglo XVIII. La abundancia de materias primas, la tradición textil iniciada ya en el siglo XIII y el agradecimiento de la corona, por el apoyo a la causa borbónica, fueron la causa de su fundación por el rey Fernando VI en 1750. Se construyó dentro del recinto amurallado en el lugar que ocupaba la ermita de Santa Lucía. Tras un esplendor  en que llegó a tener 100 telares y varios batanes para el lavado de los paños, fue saqueada en la Guerra de la Independencia y su edificio usado como cuartel francés. En 1840 pasa a manos privadas siguiendo la fabricación hasta la guerra Civil de 1936.

Iglesia de Santa María de la Peña

Construida a principios del siglo XIII por orden del arzobispo Ximénez de Rada, es un perfecto ejemplo de la arquitectura cisterciense por su carácter de pureza y renovación.

Está consagrada a la patrona de la Villa y en su interior se conserva una talla románica de la Virgen de la Peña.

Convento de San José

Fundado en 1619 por Juan de Molina, lo habitaron frailes de la reforma franciscana de San Pedro de Alcántara.

Tras la desamortización de Mendizábal, se convirtió en hospital, cárcel y escuela.

Actualmente alberga el Museo de Miniaturas del Profesor Max, con una interesante colección y la Sala de Exposiciones Municipal.

Castillo de la Piedra Bermeja

Construido en un principio por los árabes y ampliado más tarde por los cristianos.

En el siglo XII se convirtió en palacio-fortaleza más propio de señores feudales que de guerreros.

Cuenta con un recinto amurallado muy bien conservado y con una capilla de estilo gótico cisterciense, decorada con motivos mudéjares.

Iglesia de San Felipe

Del siglo XIII y una de las construcciones más bellas de la villa, en estilo románico de transición al gótico.

Un incendio en 1904 arrasó toda la techumbre y el interior.

Su posterior reconstrucción no hizo sino aumentar su esbeltez y sobriedad.

Las Fuentes

Si por algo se caracteriza Brihuega es por la abundancia de manantiales subterráneos que dan sus aguas a innumerables fuentes repartidas por todo el pueblo: Fuente Blanquina o de los doce caños, que sirve de apoyo a la estructura del lavadero, formado por tres pilones de piedra, fuente del Tinte, fuente del Coso, fuente del Hisopo, La Princesa, San Juan, son sólo algunas de las muchas fuentes que el pueblo ofrece a sus visitantes.

Murallas

La presencia árabe en la villa de Brihuega quedó reflejada en su castillo y en su imponente muralla.

Finalizada en el siglo XII, hoy quedan importantes vestigios en todo el perímetro del pueblo, conservándose las puertas de acceso al recinto amurallado como el de La Cadena y La Puerta de Cozagón.

Iglesia de San Miguel

Posee una interesante portada románica de transición al gótico. 

El estilo que inspiró el templo conecta con el más puro estilo mudéjar toledado.

En la actualidad está desacralizada y en ella se celebran diversos actos culturales.

Arco de Cozagón

Fue la puerta más importante de la villa. Se sitúa al sur, como acceso al camino que se dirige al Tajuña primero y al Tajo después. De esta forma, conectaba el camino que se dirigía a Toledo. Se compone de un doble arco, cuya altura máxima es de 10 metros y su anchura de 3.30 metros. Está toda labrada en piedra de toba, muy blanda a la hora de tallarla, pero de endurecimiento progresivo con el paso del tiempo.

En ella dejaron los canteros sus señales, siendo repetidas la cruz, el aspa (o cruz de San Andrés), la escuadra y las paralelas inclinadas, sin que se haya podido encontrar ni una sola señal con la media luna, signo inequívoco de haber sido construida por los cristianos y de no haber intervenido en ella mudéjares, que sí parece que actuaron en la muralla del castillo (en la puerta del juego de pelota (hoy plaza de Manu Leguineche) se aprecia la media luna).

Este arco fue notablemente empobrecido en 1965 al hacerse la plaza de toros, puesto que su puerta interior perdió altura.

Por esta puerta penetraron los personajes importantes que visitaron Brihuega a lo largo de su historia (Alfonso X el Sabio, Rodrigo Jiménez de Rada, el Cardenal Cisneros…)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad